Impuestos básicos

Impuestos. Pagar dinero

Nos privatizaron las fiestas. Prohibieron los cantos gratis y las risas sin impuestos. Andábamos a la pata coja porque inventaron un gravamen por pisada. Aquellos acostumbrados a llevar gafas, las escondían. “Impuesto de visión”, lo llamaron. Dejamos de saludar. El hola costaba un euro y el ¿Qué tal? Otros dos. De dar las gracias ya ni hablamos.

Nos convertimos en autistas. El silencio no era caro monetariamente, pero estaba acabando con nosotros como sociedad. Las bibliotecas se vaciaron. Pago por lectura de palabra. En dos años leí 3 párrafos del Lobo Estepario. No me llegó para más.

El café se convirtió en un lujo, sólo en mesas los días señalados. Para mi cumpleaños me regalaron ralladura de naranja. Los buenos olores eran todavía más caros que los silbidos. Dejamos de aplaudir cuando estábamos contentos, ya que era algo peligroso (y costoso). Hablar en alemán era más barato que expresarse en castellano, mientras que el lenguaje de signos era peligroso. Si chascabas los dedos llegaba una multa al buzón (paga cartero, paga llave, paga papel, paga tinta, paga, paga, paga). Navidad dejó de existir hacía más de una década y recibir al año nuevo significaba costear la “Tasa de sobrevivir un año más”. Si pagabas con tarjeta, los costes de gestión podían dejarte sin comer lentejas durante un mes.

Hasta soñar empezó a ser caro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: