Grupo Gascón y Marín, Zaragoza

Grupo Escolar Gascón y Marín. Fuente: Wikipedia

En 1908, en el centenario de la Guerra frente a las tropas bonapartistas, Zaragoza fue testigo de la Exposición Hispano Francesa que moldeó el entorno de la Plaza de los Sitios.

Unos años después, junto a la Escuela de Artes y Oficios, se construyó el grupo escolar “Gascón y Marín”. Fue el ayuntamiento de la ciudad quién encargó a su arquitecto municipal, José de Yarza, la realización de un complejo donde instalar un colegio público. Se denominó Gascón y Marín en honor del Catedrático de Derecho Político y Administrativo en la en la Universidad de Zaragoza en 1907.

El edificio se levantó entre 1915-1917 y para su construcción hay que tener en cuenta:

  • Nos encontramos en plena época de Regeneracionismo, la doctrina impulsada por Costa. Esta línea de pensamiento defendía que España tenía que cambiar para huir de la crisis de finales del XIX (pérdida de colonias, corrupción). Para ello la sociedad tenía que tener “pan y escuela”( Esta es una explicación simplificada y rápida de una corriente que tuvo mucha importancia en este país a principios del siglo pasado). Fue por esta razón que se impulsaron las escuelas públicas donde además se preocupaban por la higiene.
  • Bajo estas premisas y bajo las olas del estilo del historicismo que había tomado importancia en las corrientes arquitectónicas de principios de siglo, José de Yarza diseñó el colegio bajo un estilo neorrenacentista. El neorenacentismo estuvo muy arraigado en Aragón, puesto que fue durante el Renacimiento cuando la ciudad de Zaragoza vivió una de sus épocas más gloriosas, siendo centro de comercio y punto de creación.

José de Yarza tuvo que adaptar la construcción a un espacio curvo, construyendo el edificio en chaflán. Respetó el uso del ladrillo a cara vista, típico de los Palacios Renacentistas aragoneses, y el uso del alero de madera que remata el edificio. La portada recuerda a un patio de palacio renacentista como puede ser el Patio de la Infanta (situado en la actualidad en la sede central de Ibercaja).

Si fijamos la vista, vemos que el colegio está adornado con bajorrelieves donde se retrata dentro de medallones los bustos de varios personajes relevantes de la historia de la ciudad y de la educación. Si pasan por allí, intenten reconocer alguno. Si su capacidad de reconocimiento no llega a los niveles de Grisom, no se preocupen, los nombres de los retratados están grabados junto a sus retratos.

En su interior, siguiendo los principios higienistas, el arquitecto diseñó un gran vestíbulo que, como espacio central y cubierto, permitía el acceso a dos zonas (una para chicos y chicas) y grandes espacios para que corriera el aire y se evitaran contagios de enfermedades. Contaba con 12 aulas.

En la actualidad sigue siendo un colegio público zaragozano. En 2008 fue declarado como Bien de Interés Cultural, como monumento, por el Gobierno de Aragón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: