Looking for a Husband with a UE Passport

En un mundo donde la nacionalidad parece ser motivo de ventajas naturales, no sorprenden trabajos como el de la artista serbia Tanja Ostojić, “Looking for a Husband with a UE Passport”. Un proyecto provocativo que ya tiene varios años, pero del que pude disfrutar este verano en Ljubljana, en el Museo de Arte Contemporáneo de Metelkova.

El trabajo de la balcánica Tanja Ostojić buscaba focalizar el problema de las fronteras de la Unión Europea, de cómo con el tiempo se ha creado una Europa Buena y una Europa Mala. Este verano también, conocí a una chica serbia. Nos contó que podía salir del país tres meses, pero que después tenía que estar seis meses en Serbia sin poder desplazarse fuera de las fronteras de su país. A mi me pareció muy chocante, siendo que al igual que Eslovenia, Serbia fue un país de Yugoslavia, y que comparte muchas cosas con los eslovenos, aunque, como bien sabemos, carga con una historia reciente que le pesa y le pesará.

Tanja, tal y como cuenta en esta entrevista, comenzó con este proyecto en el año 2000, “colgando un anuncio” en el que expresaba su deseo de encontrar marido con pasaporte europeo. Llegaron cientos de cartas de hombres que querían casarse con ella. Eligió para el anuncio una imagen suya andrógina, desnuda, sin pelo. En la sala de exposiciones de Ljubljana se recogen varias de las respuestas que recibió. Era un proyecto artístico, por lo que el marido tendría que estar dispuesto a que todo lo que sucediera entre ellos quedara grabado y documentado. Quería mostrar los problemas que surgen en la tierra de “Schegenia”. “I want to use my own body and my own history to problematize all the restrictions involved with visas, legal residences, and work permits, freedom of movement, and the right to citiziens in the land of “Schegenia”, explica en la entrevista.

La artista multisdisciplinar eligió a Klemens G como futuro marido, un alemán, de Dusseldorf. La primera cita fue en Belgrado, enfrente del Museo de Arte Contemporáneo de la ciudad serbia y se representó como una performance abierta al público. Contrajeron matrimonio y así ella consiguió la visa de tres meses para ir a Alemania. Allí se registró y logró otro visado temporal de tres años y medio. Ellos vivían como matrimonio, un matrimonio que no llegué a entender si actuaba como tal o lo era realmente.  Cuando el permiso temporal caducó, Tanja, en vez de recibir la nacionalidad permanente, obtuvo una ampliación temporal de su estancia en tierras germánicas. Entonces, decidieron divorciarse en una fiesta pública el 1 de julio de 2005 en una instalación en Berlín.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: