La Cara B de Playboy

Un jovencísimo Hugh Hefner

Un jovencísimo Hugh Hefner

El nombre de Playboy siempre evoca a tías encauchutadas con pechos descomunales y con un pelo largo y rubio. A veces piensas en esa Paloma de goma a la que cantaba Emilio Aragón en los 90. Sin embargo, además de enseñar las virtudes de sus ‘bunnys’ (conejitas), la revista americana esconde una historia unida a los movimientos sociales y de liberación de las minorías norteamericanas del siglo XX.

Televisión Española emitió el pasado sábado en la Noche Temática un documental sobre la historia de Hugh Hefner, creador del Playboy, que mostraba la cara b de esta publicación. El audiovisual reivindica esa imagen combativa. No obstante, los programadores de La 2 decidieron enmarcarlo dentro de ciclo de temática sexual y emitirlo antes de otro documental llamado Pornoepidemia. Un poco paradójico la verdad.

Si quieren seguir leyendo, quítense los prejuicios y a las conejitas de la mente, y prepárense para descubrir una parte de la historia social de EE.UU. La revista nació en 1953 y su primer número, que costaba medio dólar, llevó en portada a Marilyn Monroe. El desnudo de la actriz (con desplegable en su interior) fue un reclamo para el público, pero no lo único que escondía Playboy. Ese mismo año se publicó en sus páginas por capítulos Fahrenheit 451, de Bradbury, una crítica al Macartismo y a la caza de brujas que estaba afectando a guionistas y escritores norteamericanos en esa fecha y que Hefner repudiaba. También en el 53, se diseñó el logo del conejito, que se convertiría con el paso de los años en todo un icono de la cultura pop. Uno de los puntos fuertes de Playboy eran sus ilustraciones, además de sus textos literarios.

Con el tiempo la revista fue cogiendo fama y el dinero de Hefner fue incrementándose. Él aprovechó su situación para hacer lo que le venía en gana a pesar de recibir numerosas críticas desde los sectores más conservadores y religiosos del país, así como de los feministas (La revista apoyó desde un primer momento la independencia de la mujer y su libertad para usar anticonceptivos). En los 60, con la mansión de Chicago ya constituida como un espacio de diversión, comenzó a emitir “Playboy alter dark,” un programa al que invitaba a amigos y los entrevistaba. No tenía problemas en llevar a cantantes de color, siendo que todavía existían leyes de segregación en los Estados Unidos. En sus clubes podía entrar gente de todas la razas e incluso llegaron a actuar comediantes negros delante de hombres sureños blancos como la leche, cuando era una cosa prohibida.

En los años 70, comenzó en la revista otra de las secciones claves de Playboy, las famosas entrevistas, que eran realizadas por el también periodista de color Alex Haley. Su primera entrevista fue a Miles Davis, y después siguieron otras a personajes de gran relevancia como Martin Luther King o John Lennon. Asimismo, desde los artículos, Playboy defendía el pacifismo y lanzaba mensajes en contra de las intervenciones norteamericanas en el extranjero.

En los 80, ya instalado en la famosa Mansión Playboy de Los Ángeles, comenzó la decadencia del imperio, pero aún así Hefner siguió apoyando diferentes proyectos sociales y prestando fondos a asociaciones que buscaban la reinserción de prostitutas y transeúntes.

Hugh Hefner sigue con su batín y rodeado de mujeres en su Masión, tomando viagra, y revisando e inspeccionando su revista, que hoy por hoy, sigue teniendo éxito en papel.

Si os habéis quedado con ganas de ver el documental Hugh Hefner. Playboy, activista y rebelde en RTVE a la carta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: