El fabuloso libro de las leyendas urbanas

Libro de El fabuloso libro de las Leyendas Urbanas, de Jan Harold Brunvad

Libro de El fabuloso libro de las Leyendas Urbanas, de Jan Harold Brunvad

“Las leyendas urbanas son historias demasiado buenas para ser verdad”. Así comienza “El fabuloso Libro de las Leyendas Urbanas”, del sociólogo norteamericano Jan Harold Brunvand, publicado por la editorial Alba. Una recopilación hilarante de historias en más de 330 páginas con ilustraciones, ordenadas por temáticas, que hacen ver cómo todas las sociedades comparten miedos y experiencias. El precio es de 12 euros y podréis encontrarlo en cualquier librería, en Zaragoza, lo tenéis en El Armadillo Ilustrado.

Harold Brunvand selecciona para esta obra un conjunto de leyendas urbanas sacadas de un amplio archivo de cartas que recibió el autor entre 1981 y 1993 y además, de extractos de columnas publicadas por él mismo en varios periódicos norteamericanos entre 1987 a 1992.

A lo largo del libro, se van mostrando diferentes anécdotas. Es curioso ver cómo lo que

Caimán, animal maltratado por las Leyendas Urbanas

supuestamente sucedió en Sopresa, Sopresa, con una chica, un perro y con Ricky Martín también ha ocurrido en una ciudad a miles de kilómetros de España con mermelada, otro perro y una fiesta sorpresa.

El estudio de las leyendas urbanas modernas cuenta con grupos como el International Society for Contemporany Legend Research (incluso los puedes seguir por Facebook) y forma parte también de investigaciones sociológicas universitarias. Lejos de lo académico, las leyendas son parte de nuestra mentalidad y del día a día. Muchas son gags humorísticos en series o películas, otras son creencias que tenemos y que hemos podido heredar de padres o abuelos y otras, nos advierten de los peligros que nos puedan acechar. Eso sí, nunca han pasado a un conocido directo, siempre le ha pasado al amigo del hermano de un amigo, a la suegra del compañero de trabajo o al gato del vecino del quinto del edificio de enfrente.

Aquí dos leyendas de las que se pueden leer en el libro:

“Una irlandesa católica, que tenía muy mala salud, se desplazó a Francia con la intención de visitar la ermita de Lourdes.La mujer se cansó mucho de tanto que tuvo que esperar en la gruta antes de que comenzara la bendición de los enfermos. Y, en vista de que había una silla de ruedas vacía entre la multitud de peregrinos, se sentó a descansar.

Cuando por fin se acercó el sacerdote que estaba dando la bendición a los enfermos, la mujer se levantó de la silla. Cuando la vieron levantarse, la gente empezó a gritar que era un milagro. La multitud se agrupo alrededor de ella y empezó a empujar, llevada por el deseo de tocarla. En medio de la agitación, la mujer se cayó y se rompió una pierna. Así regresó de Lourdes con una pierna rota”.

“Un amigo mío iba conduciendo por la carretera, pensando en sus cosas, cuando de repente una mujer salió de una curva en dirección contraria. Al cruzarse con él grito: “¡cerdos!”. Mi amigo, bastante desconcertado por aquel insulto, le contestó: “¡Vaca estúpida”!. Al tomar la esquina se metió de lleno en una piara de cerdos”.

No faltan dosis de la típica rata traída de La India como un perro o la historia del asesino del gancho. Ahora, os propongo una idea. Si os apetece mandarme aquellas Leyendas Urbanas que conozcáis, para poder compartirlas entre nosotros. Aquí van un par: “En el subsuelo de Zaragoza viven el doble de ratas que población tiene la ciudad” o la que hoy ha quedado desmontada por Efe “Los chinos no pagan impuestos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: