La Biblioteca Azul

Vendedores de los libros de la Biblioteca Azul

La introducción de la cultura impresa en la Edad Moderna produjo una serie de  cambios en los hábitos de las capas sociales más bajas, quienes habían estado al margen hasta el siglo XVII del mundo de las letras. Desde entonces, grandes sectores de la población, sobre todo urbanos, eran capaces de leer por sí mismos, en voz baja. El incremento de la alfabetización junto a otros aspectos de tipo más económico-editorial, permitieron un avance a las clases menos pudientes que pudieron acceder de una vez por todas a la literatura.

Uno de estos cambios se produjo gracias a la visión de unos editores que decidieron sacar a la venta una colección de libretos populares a un precio menor en Francia que se denominaron Biblioteca azul. Para ello, modificaron tanto el aspecto interno como el externo de los libros. Esta nueva biblioteca nació en 1630 en Troyes bajo las manos del editor Nicolás Oudot quien introduce una revolucionara técnica para incrementar las ventas de dichos libros y así conseguir más beneficios. Confeccionó unos librillos en pequeño formato para que fueran más manejables, eligiendo un papel de peor calidad, lo que hacía que el precio de los mismos también se abaratara. Dichas obras eran vendidas por comerciantes ambulantes y buhoneros. Eran adaptaciones de grandes clásicos confeccionados al nuevo formato. Las obras van desde novelas picarescas como “La Vie Généreuse des marcelots, gueux et bohémies” hasta tratados y manuales de comportamiento, preocupados por la educación.

En la Biblioteca Azul destacan las obras picarescas, ya que están destinadas no sólo a entretener, sino también a hacer reír y agradar. Lo fantástico es convertido en humano al igual que el héroe. Los protagonistas pertenecen a la sociedad, son integrantes de un

Libro impreso en Troyes

mundo real, no imaginario. Los personajes son mendigos, bohemios, vendedores ambulantes… Además, este tipo de obras podían ser del gusto tanto de las clases más altas, debido a que le acercaban a un mundo desconocido para ellos, como de las clases más bajas, puesto que se podían sentir identificados con los protagonistas.

Los libros están escritos por personas de alta condición social, y también tienen cierta función pedagógica para con los lectores. Recordemos que estos libros no eran comprados únicamente para la lectura individual, sino que muchas veces se convertían en agentes de socialización y eran leídos en reuniones de familiares y amigos, por lo que su mensaje llegaba a un gran número de receptores. Esto no pasó desapercibido para los autores, por lo que además de incorporar determinadas enseñanzas morales, se cuidaron de escribir cualquier indicio que empujara a estas clases populares hacia cualquier tipo de revuelta, por lo que la estructura social y la jerarquización estaba descrita tal como era concebida por las altas capas.

A la hora de interpretar el porqué del nacimiento de la Biblioteca Azul nos encontramos con visiones opuestas que vienen de mundos culturales diferentes. Por un lado, tenemos la teorías de Roger Chartier. Chartier, conocido historiador cultural francés, especializado en la historia de la lectura, ve en la Biblioteca Azul un fenómeno más económico que cultural, es decir, que la finalidad de Nicolás Oudot y sus seguidores no será ayudar a la culturización de las clases populares urbanas y rurales, sino más bien perseguir el lucro personal. Era una empresa, no una escuela. Por otro lado tenemos la interpretación de Geneviéve Bolléme, también historiador social, quien ve un fin mucho más prolífico en el campo del saber. Defiende que el fin último de la Biblioteca Azul era educar y acercar la literatura docta de una manera más sencilla a las clases populares. Asimilando de esta manera la cultura savant a la cultura popular.

Extracto de un trabajo mío de Historia de las Mentalidades de la Edad Moderna. Creo recordar que es el comentario de unas fotocopias, no lo recuerdo. Me ha parecido interesante compartirlo en estos tiempo de la crisis en el que la cultura está quedando relegada para unos pocos. La democratización del saber y las facilidades siempre son positivas para todos. Historiadores en activo, perdón si he cometido algún fallo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: