Otra forma de escribir y comprender el fútbol es posible

Marcador del campo de fútbol de Belver de Cinca, Huesca.

Con la resvita Panenka en mis manos, renace en mí la pasión por hacer entender que el fútbol o el baloncesto son más que un simple deporte. La historia de cada uno ha ido ligada a cada individuo y a la sociedad en la que le ha tocado vivir, siempre unida a la política, a la ética y a la economía. Algún día recuperaré para este blog o para otro fragmentos de mi trabajo universitario sobre los orígenes y las razones de la expansión del Fútbol en España en las primeras décadas del siglo XX.

Os dejo unas palabras del libro de Juan Villoro, “Dios es Redondo”, de la Editorial Anagrama. Por que otro tipo de periodismo deportivo es posible.

“Las multitudes llenan los estadios ilusionadas por algo que no sólo pasa en la cancha. Gracias al graderío, un partido de carga de supersiticiones, anhelos, deseos de venganza, complejos mayúsculos, intricadas leyendas. El fútbol ocurre en la hierba y en la agitada conciencia de los espectadores. La crónica vincula ambos territorios.

El arte de patear puede caer en los placeres inofensivos o desembocar en el fanatismo del hooligan, la prepotencia del diretivo, la mentira prefabricada en la televisión. Espejo del mundo que comienza más allá de las patadas no es ajeno a la violencia, el racismo o la comercialización. La aporía del aficionado es la de una pasión pura, incontaminada, refectaria al efecto de la cereveza, las burlas de los enemigos y la manipulación de los medios. Eso, que rara vez existe, es el motor rescatable y esencial del fútbol. Lejos de los fichajes multimillonarios, en una playa sin nombre alguien patea una pelota o algo que la representa. Ese gesto transmite un placer inexpresable, el de jugar por jugar. (…).

En perpetuo estado de infancia, el aficionado al fútbol busca capacidad para la magia. Aunque contemple un encuentro lastrado por el dopaje, el mercadeo y las impresentables bajezas de los ultras, puede encontrar ahí la playa desconocida donde alguien domina un balón por el gusto de hacerlo”.

JUAN VILLORO, Dios es Redondo, Editorial Anagrama

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: