Verano en Zaragoza, alternativas baratas para combatir la canícula diaria

Este año Zaragoza no se ha vaciado en los meses de verano. Otros años era complicado encontrar alguien con quién hacer algo. Este, todo lo contrario. La crisis nos ha obligado a la mayoría a pasar gran parte de los meses de julio y agosto vagando por la ciudad en busca de entretenimiento y aire acondicionado. Bueno, para que esto no se haga demasiado aburrido, voy a proponeros algunas cosas para que si no sabéis qué hacer, siempre tengáis una opción, que además sea barata. Hoy voy a comenzar con dos propuestas.

 San Jorge, las terrazas de moda

No podría empezar por otra cosa. Gracias a los ángeles del cielo se está poniendo de moda la cerveza a un euro en los bares. El lugar más concurrido, que acoge a decenas de zaragozanos todas las noches de lunes a domingo (hasta la una de la mañana), es la calle San Jorge. En la esquina de San Vicente de Paúl, hordas de jóvenes luchan por conseguir una mesa en alguno de los dos bares que allí se encuentran. Si no hay sitio (que es lo más probable), la segunda opción es acudir a las terrazas de la plaza San Pedro Nolasco, donde los bares tienen su particular guerra de precios y ofrecen, dependiendo de la hora, unas ofertas u otras. La bodeguilla, también en la calle San Jorge, es otra opción, pero es otro estilo menos tranquilo. Los precios son los siguientes: Chinos de San Jorge, tercio de Ambar, un euro. Bar de al lado de los chinos de San Jorge, quinto de Estrella, 80 céntimos. En la bodeguilla, Heineken, un euro. Si luego, quieres seguir de bares, tienes la Magdalena a un paso.

San Pablo, un barrio en desarrollo

Otro lugar de la ciudad que se está recuperando y se está invirtiendo en él es el barrio de San Pablo, que merece ser visitado. Antes de comenzar el paseo por sus laberínticas calles, si quieres ver una vista panorámica de Zaragoza puedes acceder a la terraza del recién inaugurado Museo Pablo Serrano (Paseo María Agustín), cuya entrada es gratuita. Se puede hacer un bonito recorrido empezando por el Cuartel de Pontoneros, que se supone que en un futuro será territorio erasmus. Desde allí, lo mejor es adentrarse por las callejuelas (mejor de día) donde te darás de frente con otra Zaragoza. La idea es perderse por allí y ver por fuera el Museo del Fuego , el Hospital Provincial y la vida de las calles. Una vez cruces Conde Aranda sigue callejeando. Descubrirás una gran cantidad de palacios renacentistas aragoneses, mezclados con casitas antiguas y otras más modernas. Puedes hacer una parada en la Iglesia de San Pablo para ver su retablo (realizado por Damian Forment, el autor del retablo del Pilar) y además se puede subir a su torre. En su parte posterior, a veces hay un mercadillo de cosas de segunda mano. Por allí también, en la calle Las Armas, puedes descubrir la nueva apuesta del Ayuntamiento plasmada en un centro para el desarrollo de tiendas y talleres de artistas (todavía sin inaugurar) que en unos meses empezará a andar. Además, si sigues paseando te encontrarás con varias de las propuestas de Esto no es un Solar, muy bien aprovechadas para el barrio. Para acabar, puedes ir a la Bóveda, donde suele haber conciertos de Jazz. Si aún quieres más, siempre puedes ir a la famosa Sala Oasis para terminar la noche o mirar la programación de El Teatro de la Estación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: